versió original | versió express | delicatessen | fotolog | twitter | vine | storify | youtube | mail
para ver el mundo en un grano de arena

Aquel que se liga a una alegría
Hace esfumar el fluir de la vida;
Aquél quien besa la joya cuando esta cruza su camino
Vive en el amanecer de la eternidad.
William Blake


El problema es que todo te recuerda a algo...

Tienes una cita para cada ocasión, referencias constantes que no puedes evitar, experiencias ajenas que te explican, y mejor que tu (a ti) mismo.. porqué, qué ha pasado (o no fue)... Es inevitable repetirse, tropezar de nuevo, caer en la tentación, hacer lo mismo y... pese a todo... ser todo siempre diferente.

¡Nchts!... Quizás seas tu el diferente y todo siga igual, como en la canción de Julio Iglesias...

Una extraña e inquietante sensación, tan breve como intensa me descoloca: Recordar... se a uno mismo como otro... Tal vez no... no sea... tal vez no sea uno... no sea yo... no sea ahora... tal vez otro, que decía Rimbaud, Artaud... sino más bien yo era aquel, que cantaba Raphael, o tampoco era, tampoco era yo... Vivirse en el recuerdo como alguien ajeno, no recordarse a uno mismo como alguien “propio”, sin vida pasada, en un presente que te viene dado y que no reconoces, del que desconoces su origen exacto, genealogía, como entrar en una película a medias, ya comenzada... ¡Schhts!... ¡Silenci!... y todo fuesen destellos y flashbacks que producen vértigo (y un personaje principal que te recuerda a alguien demasiado cercano... lo mismo digo, te responde).

[ Nausea y mareo, hasta desvancerse como un olvido no premeditado ]

Quien vive del pasado muere un poco cada día concluía "El cabo del miedo" (segunda versión)... Baudelaire recitaba en prosa (en "El mal vidrero") sobre el infinito del instante y el placer despreocupado e histérico... ¡y qué coño importa la etenidad de la condena a quien a conseguido en un segundo el goce absoluto!...

La cuestión es... qué hacer después.. después del infinito... si no estás, eres –o no- el mismo, y lo mismo da si no hay nada, nada más.

Y el problema es –sigue siendo- que todo te recuerda a algo.

[ Demasiado concreto y borroso a la vez, tan lejos tan cerca, tan extraño e inasible ]





Pequeñas puertas que se abren..., que cantaban Manta Ray, y dejarlas siempre entreabiertas... Despreocupados, hospitalarios y amables, de par en par como en los pueblos (mejor que se lleven algo, todo, a que lo rompan todo, de nuevo).
08 Mar 2007 por Alfred



sincomentarios.net/express

Avís legal versió express (+18)

Creative Commons License

Top